Hacer una página web profesional de bajo presupuesto no es algo descabellado, todo lo contrario. Cuando desempeñas una actividad por cuenta propia, tener una página web es de las primeras cosas en las que tienes que pensar:

  • Es la oficina donde puedes atender a tus clientes, mostrarles tu trabajo y vender tu producto.
  • Es la oficina con el precio de alquiler más barato que puedes encontrar.
  • Sus gastos también son de bajo coste: los tienes, por supuesto. Pero no son comparables al coste del alquiler de un local y todos los gastos que esto genera.
  • Puedes atender clientes de cualquier lugar, a cualquier hora.
  • Admite a tantos trabajadores y clientes como quieras ya que es completamente flexible y permite adaptar sus dimensiones a tus necesidades actuales.

Así es, una página web profesional es tu propia oficina virtual y el proceso que has de seguir para abrirla es muy parecido al de abrir una oficina física.

Lo primero que necesitarás será una dirección y un local para que puedan encontrarte. Y cuando lo tengas lo acondicionarás y querrás amueblarlo y ponerlo bonito, para que tú y tus clientes os encontréis cómodos.

Para amueblarla y decorarla tienes dos opciones: o tienes un presupuesto generoso con el que podrás trabajar con un buen interiorista, o tienes un presupuesto más bien ajustado con el que ir a Ikea.

Si dispones de un presupuesto generoso, podrás trabajar con cualquier marca, no tendrás problemas a la hora de elegir lo que te gusta y lo que no. Pero los inicios no suelen ser así y probablemente no llegues a manejar tanto presupuesto por lo que buscarás obtener mayor funcionalidad a un coste más asequible. Por eso te acercarás al Ikea donde sabes que puedes encontrar todo lo que necesitas para amueblar tu oficina a un precio ajustado a tu bolsillo.

Lo malo de comprar en Ikea es que todos compramos ahí y si no empleas distintos elementos y colores para completar la decoración, tu oficina será como la de muchos otros. Por eso, destinarás otra parte de tu presupuesto a decorarla, para añadir distintos elementos y colores que conjuntados crearán ambientes distintos del escenario original.

Y por fin ya, una vez decorada tu oficina la ocuparás colocando en ella todo el material que necesitas para empezar tu negocio.

¿Qué tengo que hacer para crear una página web profesional?

Hacer una página web profesional para tener tu propia oficina virtual, lleva los mismos pasos que abrir una oficina física, pero es menos engorroso porque no hay obras que ensucien todo.

Primero contratarás tu dominio para tener la dirección y el hosting  para el alojamiento (local) de tu página web. Después instalarás WordPress, con lo que realizarás las obras de acondicionamiento necesarias para dejar tu oficina ya preparada para empezar a trabajar.

Previamente habrás decidido si tu presupuesto es mayor o menor para los muebles y la decoración. Así que en este punto será cuando vayas a Ikea para amueblar y decorar, eligiendo un theme adecuado, para que esa estética de obra cambie y quede acorde a tu gusto y necesidades. Por contra si tu presupuesto es mayor, contratarás a un profesional que se encargue de diseñar, amueblar y decorar tu oficina nueva.

Con la página ya finalizada, empezará el trabajo duro de verdad que es el desarrollo de tu negocio.

¿Qué gastos mensuales me generará esta oficina virtual?

Pues como en cualquier oficina, a parte del alquiler mensual, tendrás que asumir la limpieza y el mantenimiento de la misma. Puede que incluso contratar una alarma que dificulte el robo de material en tus instalaciones. Estos gastos en una página web se traducen en un buen servicio de mantenimiento, que puedes decidir hacer tú mismo o contratar a terceros para realizarlo. Aunque andes corto de presupuesto, asigna la cantidad necesaria para esta tarea. Ignorarlo no es buena idea, porque antes o después puedes encontrarte una sorpresa y entonces ya será demasiado tarde.